Conocido ampliamente el Tarot gitano se popularizo durante el siglo XVIII en toda Europa. Lo contrario a lo que se piensa no fue creación de gitanos o de alguna tribu relacionada.

Lejos de ello, la baraja más conocida es la que actualmente se usa y es creación de la alemana Fraud Kipper, más precisamente se data la publicación en la década de 1890.

¿Quién es Fraud Kipper?

Era una vidente y cartomante residente en Münich. La historia de la creación de la baraja gitana cuenta que al no poder comercializarse por estar los países de Austria (origen de las antiguas cartas del tarot  gitano ZigeunerKarten) y Alemania en conflicto. Es que Matthias Seidlein decide publicar esta baraja, con mucha similitud a su antecesora.

Estas cartas constan de 36 situaciones de la vida cotidiana, siendo interpretadas por unidad o en conjunto. La baraja se popularizó tanto que después se crearon más versiones similares.

Otra de más las conocidas como cartas gitanas es la baraja Lenormand. Pero que, en vez de representar situaciones, representa objetos de uso cotidiano y lugares.

¿Como se interpreta el Tarot Gitano?

Su interpretación es muy simple, incluso el que nunca ha tenido contacto con una baraja puede a primera vista relacionar las imágenes con una situación. Pero para sacarle provecho real a una lectura de cartas gitanas, es que el cartomante debe usar toda su pericia e imaginación para que las respuestas fluyan y sean lo más certeras posibles a la consulta.

Las cartas de la baraja gitana pueden usarse casi para cualquier tipo de consultas, desde las más simples como un Si o No, pasando por temas de amor, hasta la salud, fortuna y la suerte del consultante.

Las imágenes son bastante elocuentes y significativas. Pero hay dos que son las que cobran más relevancia en la lectura, estas son la primera (El consultante) y la segunda (La consultante). Si aparecen cualquiera de estas dos cartas es cuando la lectura puede tomar buen curso, pues está en sintonía con el el consultante, puede tener buen fin y una lectura más precisa.

Caso contrario si en la lectura con varias cartas NO aparece ninguna de estas dos cartas, puede representar algún asunto que cobra más importancia y que se debe tomar en cuenta. Es aquí cuando entra también la experiencia del tarotista para relacionar e interpretar sus significados.

¿El Tarot Lenormand es el mismo que el Tarot Gitano?

Son dos barajas totalmente distintas, pero a la vez análogas. Las imágenes no se asemejan (salvo las del consultante) Pero el tarot Gitano de Madame Lenormand también es llamado Cartas gitanas, pues su uso se popularizó mucho en el siglo XVIII por migrantes europeos.

Esta baraja también consta de 36 cartas, siendo las imágenes más elocuentes, pues simbolizan objetos más que situaciones, a diferencia de la baraja Kipper.