Muchas veces la gente cree en hechicerías, conjuros y rezos, según las circunstancias de la vida que se presenten o por los momentos en los que estén pasando, llegando muchas veces a la desesperación, cualquier problema que ya no se le encuentre solución ya sea en el campo de la salud, amor, dinero o trabajo, se refugian por ultimo en la magia o ciencias ocultas, para buscar y encontrar una posible solución a un sin número de problemas, a su vez consultando a brujos hechiceros, magos y astrólogos.

1Desde la antigüedad ha existido la creencia en estos personajes, utilizando los elementales de la naturaleza, mediante ritos, conjuros, ceremonias y rezos, que se realizan según el problema, también se cree en la utilización de amuletos, talismanes, riegos, baños, rezos y sahumerios.

Se dice que la magia la tienen todos los seres humanos, solamente que con una diferencia que muchos no se la sabe manipular ni manejar, es por esto que se busca ayuda de otras personas que tienen mayor conocimientos en el manejos de estas energías, mediante el brujo o guía tratan de dar satisfacción a todas las peticiones del consultante, en la mayoría de los casos, obteniendo muy buenos resultados, se ha logrado lo que realmente se quiere.

Existen personas que son incrédulas en estas cosas, por lo común son aquellas que son supersticiosas, de esta manera las vibraciones energéticas fluyen mejor en el campo magnético del consultante como también del brujo, hechicero, o rezandero.

En la actualidad es más común la utilización del tarot, que consiste en la lectura de las cartas, en estas sesiones se predice el pasado presente y futuro y la suerte del creyente, por otra parte el hechicero se vale de la manipulación de los elementales de las plantas utilizando sus poderes para realizar embrujos, conjuros, amarres, sahumerios y dominaciones, utilizando diferentes tipos de magia como: negra, roja, blanca y verde, cada una de ellas se emplea según el propósito, todo depende de la fe del consultante para que las cosas funcionen lo demás sucede por añadidura.