La devoción a Santa Martha, la patrona de los que tiene que ver con la actividad culinaria y de hospedaje como cocineras, sirvientas, amas de casa, hoteleros, casas de huéspedes, lavanderas, de las hermanas de la caridad, del hogar, etc. Trasciende fronteras, constituyéndose en una persona de gran afecto para los cristianos, feligreses de la Iglesia Católica y Ortodoxa, en las que reconocen en su persona Santidad verdadera.

Quizá muchas de las plegarias que a diario se realizan a Santa Martha se hacen realidad bajo la figura de milagros por la gran cercanía que esta mujer tubo con Jesús, según las Sagradas escrituras, específicamente en los Evangelios de San Juan y San Lucas, Martha fue gran amiga de Jesucristo junto con su hermana María y Lázaro, este último resucitado de su tumba días después de su muerte por el mismo Jesús.

La oración a Santa Marta, invoca la ayuda de Dios por parte de numerosos fieles quienes piden protección y ayuda ante las cosas urgentes y difíciles que el diario vivir acarrea en su existencia. No se debe olvidar que fue por las Suplica de Santa Martha, que Lázaro volvió a la vida, en tanto que Jesús escucho sus oraciones para llegar hasta su casa a resolver las penurias que la muerte de su hermano había causado en su corazón.

La personalidad de santa Martha en vida fue reflejo de colaboración en el amor, sus actuaciones le hicieron una más del grupo de discípulos de la palabra que Jesús trajo al mundo, con la que logro salvar al hombre del pecado, tras su muerte crucificado en una cruz por amor.

Muchos santos entre ellos, San Basilio y San Gregorio Magno, consideran a Santa Martha modelo evangélico de las almas contemplativas, testimonios dan fe de del servicio a la comunidad de Martha en su vida, además muchas son las personas que posterior a su muerte han logrado por su mediación muchos favores para sus vidas.