Los momentos difíciles son el momento perfecto para implorar la bendición y la ayuda divina, una hermosa oración milagrosa, la mejor opción para que te acerques a Dios, pidiendo de su mano la luz, esperanza y tranquilidad que necesitas para lograr en tu alma y en tu cuerpo bienestar. La oración Santa a La Mano Poderosa de Dios, el mejor talismán protector, sus palabras santas, el camino hacia la calma y la paz, el camino más acertado para lograr en tu vida y en la de los que te rodean, salud, amor, trabajo, prosperidad y abundancia.

Oración de la Mano Poderosa para protección

Oracion de la Mano Poderosa para proteccion

Los rezos en momentos difíciles, más que la recitación de unas bonitas palabras, deben ser oraciones poderosas reales que salgan del corazón, un propósito que de la mano de Dios se transforme en respuestas oportunas a la solución de un problema, de un acontecimiento, de un obstáculo, que de alguna manera ha venido frenando tu acercamiento con sus mandatos, el camino que con el brillo de su Luz Santificadora, deja ver el resplandor de lo bonito de la vida.

La oración a la Mano poderosa de Dios, una vía de llegar a Él, sus palabras milagrosas el remedio para hacer que la tempestad desaparezca, su milagro, el destierro de los momentos difíciles y desesperados, la sanación a las heridas del corazón que han sido reflejadas en tu vida, en medio de complicaciones espirituales y físicas que en los últimos tiempos ha traído quebrantos en tu existir y en la de los que amas.

Toma con fe la mano poderosa de Dios y veras mediante la grandeza de su oración el poder que logrará curar tus males. Haz que en cada noche la oración poderosa de la Mano de Dios no falte antes de disponerte a descansar, sus palabras milagrosas limpiaran y sanaran tu corazón, siendo las mismas, fortaleza para los momentos difíciles. Su poder hará que en tu camino se abran las puertas de la abundancia y el éxito sobre la voluntad divina del Todo Poderoso.

Oración a la Mano Poderosa de Dios

Después de hacer tu petición ante Dios todo poderoso, recita con fe las siguientes palabras para clamar su poder.

Aquí vengo, con la fe de una lama cristiana,

A buscar tu misericordia en esta situación tan angustiosa para mí.

No me desampares y la puerta que quiera abrirse en mi camino,

Sea tu mano poderosa la que me la cierre para no entrar en ella si no me conviene,

O me la dejes abierta, si ah de volver mi tranquilidad tanto tiempo deseada.

A tus pies dejo esta suplica, que te hace un alma obligada por el destino a grandes sufrimientos,

Que ya no puede combatir, si tu mano poderosa no detiene la ley de la razón.

Sea usted un buen cristiano, haciendo buenas obras,

Y de esta manera tiene usted derecho a recibir algo desde el infinito,

Siempre y cuando usted se lo merezca.

Dios mimo, perdona los desaciertos que he cometido durante esta existencia la cual llevo de frente,

Dame fuerzas para soportar las amarguras de esta vida, Amen.