La hechicería, la brujería y la magia según la ciencia antropológica datan a términos distintos con significados que a e manera abismal le diferencia uno de otro, de ahí que para algunas personas que erradamente piensan que cuando se hace alusión a uno de ellos se integran los tres respectivamente, a continuación dejamos una definición clara y sencilla de entender para saber distinguirle.

La Brujería

Hace referencia al grupo de creencia  y prácticas que basadas en  conocimientos de quienes se hacen llamar brujos aunque la creencia se basa más que todo en una práctica de brujería apoyada en el sexo femenino, de quienes se cree posee mayor habilidad para ejercer las actividades a las que alude la brujería como tal.

Aunque se ha definido la brujería como un tipo de magia, la verdad es que esta práctica se centra en tareas en las que se enfoca el espiritismo para lograr los objetivos que persiguen los intereses de quien le ejerce.

La Magia

La magia refiere específicamente a un arte  o ciencia oculta  que con su práctica en base a trucos y habilidades con os cuales transforman una acción en un juego de manos, logra sorprender  de una forma extraordinaria al público hacia el cual van dirigidos dichos trucos, como el hacer aparecer o desaparecer objetos, descubrir cosas,  lograr ilusionar y por ende hipnotizar un grupo de personas, en fin.

La hechicería

Por su parte la hechicería consta de un conjunto de conocimientos en los que sus practicantes emplean la magia negra  para dominar el curos de acciones y/o acontecimientos en virtud de un interés en particular. Se cree de esta actividad que generalmente llevan a resultados efectivos a las necesidades de quien dirige la acción encaminada en preceptos negativos donde el mal hace presencia para el logro de dicho resultado.