El gran poder protector de la mano poderosa

La mano poderosa es una imagen del divino poder, mediante la cual se representa la creación, la protección y la bendición del todo poderoso y de sus seres más cercanos en los que se incluyen por cada uno de los dedos de su imagen, el Niño Jesús, la Virgen María su madre, San José padre adoptivo de Jesús, Joaquín y Santa Ana.

Una imagen que desde hace muchos años por parte de diferentes culturas ha servido como amuleto de protección, en donde sus creyentes por medio de la afinidad de la sagrada familia con el Dios todo Poderoso creador del mundo, hacen rogativas por medio de su intercesión, a fin de ser librados de todo mal y peligro, por todos y cada uno de los rincones en los que habitualmente en el paso del día a día desarrollan sus quehaceres.

Su oración

Aquí vengo con la fe de un alma cristiana, a buscar tu misericordia en situación tan angustiosa para mí.

No me desampares, y la puerta que quiera abrirse en mi camino, sea tú Mano Poderosa la que me la cierre, para no entrar en ella si no me conviene

O me la dejes abierta si ha de volver mi tranquilidad tanto tiempo deseado.

A tus pies dejo esta suplica, que te hace un alma obligada por el destino a grandes sufrimientos, que ya no puede combatir si tu mano poderosa no detiene la ley de la razón.

Sea usted un buen cristiano haciendo buenas obras y de esa manera tendrá usted derecho a recibir algo desde el infinito, siempre y cuando que usted se lo merezca.

Dios mío, perdona los desaciertos que yo he cometido durante mi existencia; la cual llevo de frente; dame fuerzas para soportar, la amargura de esta vida, amen.

Orar a la mano poderosa todos los días traerá bendiciones para ti, especialmente en términos protectores, en tanto que la misma posee un poder mágico y sagrado inigualable, que sirve como barrera a la entrada de todo mal y peligro en torno a los diferentes ámbitos de la vida.