La imagen del Divino Justo Juez, es el reflejo de la misericordia y divina justicia que con sus palabras y actos Jesús se hizo presente en la tierra para salvar al mundo del pecado, se cree que la escultura que le representa, esculpida  por Don Juan de Aguirre y de la cual se desconoce una fecha exacta de su creación, da razón de momentos Bíblicos en los que Jesús con su personalidad santa, mostro su valentía ante la muerte, inspirada en el momento mismo en donde fue presentado ante  Poncio Pilato y donde declara que su Reino no es terrenal. Momento mismo en el que la esposa del aquel gobernador de la provincia de Judea exclama las siguientes palabras refiriéndose a Jesús “no te metas con ese Justo, pues he sufrido en sueños anoche por Él”.

Es bajo estos hechos que la devoción a la imagen del Santo Justo Juez se hace latente en la comunidad creyente en sus palabras y es desde entonces que la fe hacia su estampa en exclamación de ayuda, protección y perdón al todo poderoso trasciende fronteras, con pedidos sobre amor en su nombre.

Dicha imagen esta hoy presente en muchos lugares, sin embargo, es importante mencionar que la original se encuentra depositada en la Santa Iglesia Catedral de la ciudad de Quetzaltenango, localidad perteneciente a la República de Guatemala. Acentuada en estas tierras para su población como una joya colonial burilada y tallada del año 1531.

La denominación del nombre de la imagen como “Justo Juez” se cree bajo una leyenda histórica que debe a una visión sagrada del historiador Quetzalteco Francisco Cajas Ovando, en la cual narra de manera específica como el señor Creador y dador de vida, envía sobre él un mandato divino para nombrar al Nazareno, Justo Juez.

La oración al Justo Juez ha sido impresa innumerables veces y es recitada en todo el mundo por los devotos de su imagen, alcanzando con la misma muchos favores en pro de una mejor calidad de vida y de la salud del cuerpo y el alma.